Share this post

En el marco de las videocharlas, confidencias e intimidades hacia la “Nueva Educación Media Superior y Superior”; Vivir la docencia hasta que la pandemia nos alcance, organizado por  la Asociación Iberoamericana de Didáctica Universitaria (AIDU), México, se llevó a cabo el pasado primero de septiembre el diálogo con expertos titulado: Cuando el futuro nos… proyección y alternativas de la escuela de hoy y mañana.

Los expertos invitados a este espacio fueron el Dr. Clemente Lobato (Universidad del País Vasco), Dra. María Teresa Velasco Jiménez (FES-Z UNAM), la Dra. María del Rosario Ayala Moreno (Universidad La Salle México), la Dra.  Arely Vergara Castañeda (Universidad La Salle México) y el Dr. Guilherme Mendes Tomaz Dos Santos. UFRN, Brasil, bajo la moderación de la Dra. Alma Rosa Hernández Mondragón

En esta charla entre expertos se resaltaron los siguientes puntos:

a) Desde su punto de vista y vivencia las principales problemáticas –sociales, pedagógicas, de salud, psicológicas y de gestión- que se perfilan ante el posible regreso a las actividades docentes, considerando las situaciones de emergencia desarrolladas en el confinamiento derivado de la pandemia COVID 19.

En este tema se comentaron diferentes problemáticas relacionadas al quehacer académico, entre ellos se destacaron la importancia de la brecha de acceso y uso tecnológico en el nuevo ámbito educativo; la falta de conectividad en los espacios del hogar que ahora se destinan a la labor educativa. Las dificultades en el proceso de educabilidad en el hogar, que incluyen las dificultades de generar ambientes adecuados para el aprendizaje por la disposición de espacios, tiempos frente a aparatos electrónicos, distractores del entorno, ambiente emocional del entorno familiar, cambio de hábitos en los estilos de vida que afectan también el proceso educativo y el estado de salud física y mental de la población. Se resaltaron también como la inequidad económica, afecta en esta nueva modalidad de educación a distancia a las poblaciones más vulnerables, es decir los que menos recursos tienen se verán limitados en su posibilidad para tener al alcance la educación en modalidad virtual. En este sentido la crisis que vivimos “resalta la inequidad económica que trasciende a una desigualdad educativa”.

Por otro lado, se discutió la desigualdad en la distribución de responsabilidades en el hogar que genera mayor afección en las mujeres trabajadoras y que ahora son un acompañante y apoyo del proceso educativo de los hijos e incluso la afección de niñas de bajos recursos que tendrán que ocupar su tiempo de escuela en el cuidado de los integrantes de la familia y tendrán mayor riesgo de abandono escolar. Los problemas emocionales del entorno familiar como el incremento de la violencia que afecta el ambiente adecuado de aprendizaje. La situación particular del estrés en el docente que debe enfrentar rápidamente los retos en el manejo de la tecnología y adquirir nuevas habilidades para la interacción social con sus estudiantes que permita permear eficientemente el aprendizaje a través de medios virtuales. En este sentido se planteó la importancia de ver ¿Quién cuida al cuidador? Como una pregunta que plantea la necesidad de atención especial a los educadores para que puedan ejercer eficientemente su profesión en la enseñanza, considerar al docente como un ser humano que vive también la situación de confinamiento con una exigencia en los nuevos aprendizajes y en equilibrar las responsabilidades del cuidado de la familia y su labor docente.

Una última reflexión giró en torno al papel que juega la escuela o los espacios educativos en cuanto a la educación “no formalizada”, al ser considerado un punto de encuentro que permite la instauración de hábitos o estilos de vida a partir del modelaje o la mediación de acciones sociales.

b) En segundo lugar se plantearon algunas propuestas necesarias y viables para el acompañamiento psicopedagógicas y crear comunidades de diálogo, investigación y aprendizaje para la transformación de la educación.

Algunos de los ponentes coincidieron en la oportunidad que está pandemia por COVID-19 está sugiriendo para ejercer una crítica profunda a la escuela, el currículo y las formas predominantes de la práctica docente, y que esto implique la redireccionar el modelo educativo hacia la formación de personas para la vida con bases solidarias. Resaltando la importancia de generar una revolución en los procesos de enseñanza, en la adopción de recursos virtuales para que el proceso educativo sea eficaz y eficiente, pero también en la urgencia de asegurar el alcance de la tecnología y la conectividad a toda la población.

Resignificar por qué y para qué de la enseñanza es urgente, la adecuación de los programas educativos que invitan a formar jóvenes con mayor herramientas para afrontar los grandes desafíos de vida, más analíticos, críticos, empáticos y sensibles ante los problemas sociales, menos individualistas y entender que la formación profesional debe servir al bien común y no solo al personal. Entender que debemos generar cambios en valores en donde el bien social, el apoyo comunitario pueda asegurar el afrontar problemas como el que vivimos con esta pandemia.

Estar más conscientes de las nuevas necesidades de los educandos pero también del docente y entender que la escuela puede dispersarse a otros entornos educativos que hoy incluyen el hogar, con muchos otros actores que deberán apoyar el proceso de enseñanza-aprendizaje.

El video completo se encuentra disponible para su consulta aquí

 

Publicaciones Relacionadas

2 JULIO, 2020

Webinar

0

11 JUNIO, 2020

Proyectos COIL México-Colombia experiencias...

Experiencia de Educación Colaborativa entre alumnos de la Universidad De La Salle Colombia y la...

0

9 JULIO, 2020

Mesa Redonda

0

Deja un comentario

X